Análisis – Solforge Fusion

Análisis – Solforge Fusion

Ambicioso juego de cartas híbrido

 

 

La mecánica de juegos de cartas está quizás, junto con la de roguelite, algo abusada en los videojuegos en esta época, olvidando que son un tipo de juegos que provienen de los juegos físicos de cartas como pueden ser las cartas Magic, Pokemon trading card o Yu-Gi-Oh. Pero luego nos encontramos con algunas curiosidades como puede ser Solforge Fusion, qué dice de sí mismo ser un híbrido entre el juego de cartas físico y el juego de cartas digital. Pero es que además ha sido desarrollado por el creador de las cartas Magic y el creador del juego de mesa Ascension, lo que le da un valor añadido a este juego de Stone Blade que podremos disfrutar desde el 16 de abril del 2024.

Y es que los creadores de estos dos juegos de mesa de cartas, que son dos de los más jugados en el mundo (y desde luego, ¿Quién no conoce las cartas Magic?), se han unido para crear un juego de mesa diferente y nacido originalmente para el modo digital, y es que allá por el 2015 o 2016, estos dos autores lanzaron el juego Solforge, que estuvo un par de años en el mercado. Luego se cerraron los servidores y el juego dejó de estar disponible.

La verdad es que para el año en el que salió el juego era una propuesta interesante, ya que en el mundo de los juegos de mesa el campo de los deck building o los LCG ha ha estado muy dominado por el coleccionismo, como por ejemplo corresponde a las cartas magic o los LCG del Señor de los Anillos o las cartas de Pokémon que es un TCG… han existido diferentes propuestas para evitar este coleccionismo, y la idea original de Solforge o la del Star/Hero Realms que ya hemos comentado implica un juego con un grupo de cartas cerrado o cuasi cerrado lo cual elimina la problemática del coleccionismo.

Como hemos podido ver esta idea original de Solforge implementada hace ya más de un lustro, era únicamente un juego digital que no terminó de tener el éxito esperado pese al cartel de los dos creadores. También hay que tener en cuenta que no tenía modo campaña y que al final es un juego de cartas para dos jugadores. Y es ahora cuando han vuelto con la nueva propuesta que llaman híbrida de Solforge Fusión.

 

 

Damos gracias nuevamente a GamePress por la oportunidad de probar este videojuego para PC que es la contraparte digital del juego de mesa físico que lleva ya más de un año en el mercado. Sus editores Stoneblade han recuperado la idea original del videojuego y nos lo ofrecen ahora con una visión gráfica suficientemente mejorada, un mejor multijugador y una campaña roguelite que aprovecha la ola de importancia que tiene esta mecánica actualmente.

Y hay que decir que la seguridad de que ambos autores sean afamados y aclamados creadores de juegos de verdadero culto da la seguridad de que, guste o no, el juego será mecánicamente funcional y que tendrá un orden.

 

Pantalla de inicio

Así pues quede claro que yo jugué al Solforce original que era únicamente digital allá por 2016. Tengo que decir personalmente que el juego, al que le dediqué unas cuantas horas, no termina en convertirse en un esencial para mí como si lo fue el Star Realms. Sin embargo debo reconocerle las bondades y novedades que este juego traía y que ahora en esta vertiente Fusión nos ofrece el videojuego.

 

 

Hemos tenido la oportunidad de probarlo antes de la salida al mercado, de ahí que por ejemplo no estuviera activa la pestaña de Inicio de la compra en tienda, que será un punto esencial de este juego como comentaremos más adelante, pero si el resto de ítems. Aunque nada más iniciar el juego no podemos acceder a nada más que no sea una partida de prueba, qué sirve de tutorial. Por cierto aunque el juego lo hemos probado tan solo en inglés terminará estando en la lengua de Cervantes. En esta partida de tutorial, que no he terminado de ver todo lo claro que debería, nos ofrecen los elementos básicos para controlar nuestro mazo y los cambios que ocurren en él a lo largo de la partida.

 

 

Digo que el tutorial no queda todo lo claro que parece porque incluso a mí, que he jugado una cantidad enorme de juegos de cartas tanto en físico como en digital, me ha costado enganchar con el funcionamiento profundo del juego, que no con la mecánica que es absolutamente intuitiva. Sin embargo, el tutorial no se hace largo, incluye la mayor parte de elementos que necesitamos para jugar una partida y enseñar concepto básico partida de Solforge Fusion.

Una vez terminado este tutorial obligatorio, ya podemos acceder al resto de las opciones de este juego, que en realidad son bastantes, ya que incluye la gestión de mazos, la tienda como hemos dicho, las opciones y distintos puntos que iremos analizando a lo largo de esta reseña. Pero el más importante de ellos es el de jugar.

En este encontraremos varias opciones, las primeras de ellas enfocadas al online, esto es, a jugar partidas contra otros jugadores, y otras a jugar partidas contra una IA o jugar la campaña de corte roguelite que hemos comentado.

 

 

¡Empezando a jugar!

Cuando nos disponemos a comenzar una partida de campaña, que es lo que voy a comentar, necesitamos hablar antes de lo que constituye la oferta que quiere ser diferencial que nos ofrece este juego híbrido: la construcción de mazos.

Y es que podríamos decir que este es un juego de construcción de mazos, colección y combate con dichas cartas, con unos gráficos para nada exigentes y unas animaciones asequibles por cualquier tarjeta gráfica.

Y es que lo importante del juego está en la estrategia de cada combate, en el meta juego de la creación de cada mazo y en el manejo del mismo a lo largo tanto de la campaña como de cada combate. Y por eso podemos considerarlo un juego de estrategia.

 

 

Y es que en este Solforge Fusion, los mazos se construirán de manera aleatoria entre las 4 facciones y las 15000 cartas de que dispone el sistema. Cuando decimos que se genera de manera aleatoria es que tanto los mazos físicos como los digitales constan de dos mitades de 10 cartas en tres niveles (por tanto 30 cartas cada mitad, 60 cartas), y cada uno de esos medios mazos es diferente, esto es, la combinación de las diez cartas no se repite nunca.

La hibridación entre lo digital y físico consistirá en que tú puedes escanear un código en el mazo físico, de manera que tendrás entonces dicho mazo también en la versión digital. La idea es que de algún modo tu puedas realizar la operación inversa y que las cartas digitales las puedas utilizar en los torneos con cartas físicas.

De ese modo entre las 15000 cartas diferentes de las cuatro facciones existen infinitas posibilidades para generar esa serie de dos medios mazos que tú puedes combinar a tu gusto para generar aquel que mejores sinergias te ofrezca.

 

 

Y aquí es efectivamente donde comenzaríamos a jugar: escogiendo los dos medios mazos y quién es el personaje, que aquí llamamos forjador (de ahí Solforge), de cada uno de esos dos medios mazos que nos representa. Esto es importante porque a lo largo de la partida se irán cumpliendo ciclos, y en cada ciclo podremos activar un poder que depende del personaje que estemos utilizando.

Una vez que disponemos tanto del mazo como del personaje escogido, nos enfrentaremos al rival o bien a la campaña que hemos escogido.

 

Disfrutando de la partida

El núcleo de Solforge es claramente los combates de cartas, ya bien sea contra rivales en forma de otros jugadores o bien en forma de Ia de la campaña o de un combate aleatorio que decidamos jugar. ¿Cuál es entonces la mecánica de estos combates? Partiendo de ese mazo inicial de veinte cartas (que recordemos que luego tienen subidas de nivel), robaremos cinco cartas por turno e iremos jugándolas en dos rondas alternativamente con nuestro rival.

Las cartas como tal no tienen coste, si no que tan solo se pueden jugar uno por ronda (excepciones aparte, claro está). En cada ronda uno de los dos jugadores tiene la iniciativa, iniciativa que rotará al final de cada ronda. Esto es importante ya que las criaturas entrarán en combate activas en nuestro turno (esto es, pueden atacar) o bien inactivas, aunque puedan defender, siendo esto una reminiscencia de Magic y su mareo de invocación.

 

 

El tablero de juego se divide en dos mitades, una para cada uno de los jugadores, y cada mitad en cinco secciones enfrentadas a las cinco secciones del jugador opuesto. Esto es, no vamos a poder generar criaturas infinitas como ocurría en ocasiones en las cartas Magic, sino que como mucho podremos tener 5 criaturas en Solforge.

Cada criatura tiene dos parámetros que la definen, que son su valor de ataque y la vida de la que disponen. Adicionalmente la carta nos indica qué tipo de criatura es (por ejemplo si es un zombie, una bestia o un guerrero), y si tiene alguna habilidad especial o requerimiento para ser jugado. Estas habilidades claramente son las que diferencian unas criaturas de las otras y permiten generar las sinergias que ya hemos comentado.

Pero no existen solamente criaturas, ya que el juego dispone también de hechizos, qué se pueden utilizar para invocar otro tipo de criaturas, mejorar las que ya disponemos o generar problemas al jugador o criaturas rivales.

Alguno de estos hechizos es capaz de generar un cambio en el terreno, convertir alguna de las secciones de mi territorio en una zona con habilidades (por ejemplo que si está vacía genera una carta de zombie). Esto también puede ser generado por la habilidad propia de cada uno de los personajes o forjadores.

 

 

El objetivo de cada combate es reducir a cero la vida del forjador rival. Aparte de que algunos hechizos pueden hacer daño al contrario, al final de las cuatro rondas de cada turno las criaturas activas atacan. Si una criatura de una sección tiene una criatura en la sección opuesta las criaturas combaten entre ellas, pero si no lo tienen el daño se realiza al jugador.

Esto genera una mecánica muy interesante en Solforge ya que normalmente las criaturas no arrastran el daño sobrante de la criatura defensora al jugador, con lo que una criatura con mucho ataque puede ser detenida por una criatura menor de modo que se le va desgastando poco a poco.

Después de tres turnos, completamos el ciclo y al hacerlo se permite el uso de cartas de nivel 2. Cuando se completan otros tres turnos se permite el uso de cartas de nivel 3. Estas cartas se mejoran a lo largo de la partida, y de hecho algunos de los poderes de criatura o bien algunos hechizos permiten mejorar más cartas. Por ejemplo en una criatura una carta de nivel 2 tendrá más ataque y más vida que su equivalente en el nivel 1. De igual manera pasa con el nivel 3.

Teniendo en cuenta además que las cartas no tienen un coste de uso, sino que si no hay habilidades de por medio solo se puede usar una carta por ronda, y como mucho podemos tener cinco criaturas en el tablero, el componente estratégico de mejorar nuestras cartas es absolutamente esencial a la hora de intentar ganar los combates. En más de una ocasión puede parecer que vas perdiendo, pero al llegar al tercer nivel puedes desatar el poder de algunas cartas lo que unido al poder del forjador en ese nivel termina desequilibrando la partida a tu favor.

Esta habilidad de ciclo debe activarse a lo largo del ciclo dado que si no se perderá la posibilidad de su uso, aunque el poder usarlo en cualquiera de los tres turnos correspondientes al ciclo actual (el primer ciclo no tiene poder asociado) hace que puedas usar este punto estratégico a tu favor y guardarlo para el momento en que te sea más conveniente, o tengas las cartas que te permitan maximizar este poder.

No es objetivo de esta reseña hablar de todas las habilidades, efectos o tipos de criaturas presentes en Solforge Fusion, ya que cada una de las cuatro facciones y quince mil cartas tienen cientos de variantes y de habilidades diferentes que cada jugador debe aprender a utilizar a su favor dado que además el oponente podrá tenerlas semejantes pero no iguales, horno que hemos dicho de la generación procedural de los mazos.

 

 

Si nos centramos ahora un momento en lo que es el modo campaña, cada nivel o rival de este modo tiene cinco oponentes (con el rival final) y cinco mejoras que pueden afectar tanto a criaturas, como a la habilidad de forjador o bien a las situaciones de partido. Siempre puedes escoger entre 3 mejoras diferentes, que en ninguna partida son iguales y esto enriquece cada partida.

Es muy interesante ir buscando las habilidades específicas que favorecen a tu forjador, su habilidad o a las cartas de las que dispones en tu mazo de entre las diferentes mejoras que se te ofrecen. Luego escoges enfrentarte a un rival de entre tres posibles, y de cada uno de ellos te anuncia qué habilidades especiales tienen, por lo que puedes escoger un rival al que no le favorezcan sus habilidades frente a las que tú utilizas o tu forma de manejar el mazo.

Cuando consigues vencer la campaña, esta sube un nivel y por tanto la jugarás nuevamente pero con algún malus en contra, alguna situación que complica tu juego.

 

¡Sólo un rato más!

Lo primero y esencial que tiene de adicional este juego es quizás en realidad la parte central, el multijugador en el cual podemos jugar contra otros, testear nuevas combinaciones de mazos y de este modo comprobar como nuestra estrategia puede o no ser buena frente a diferentes tipos de rivales.

La campaña en sí es en realidad más una excusa para jugar en solitario que no el alma del juego, ya que tanto el físico como él digital se enfocan claramente hacia el objeto multijugador. De este modo en este juego de dos jugadores, tendremos la oportunidad de utilizando nuestra colección de mazos de probar diferentes combinaciones y estrategias frente a diferentes combinaciones estrategias que iremos observando en el resto de rivales.

 

 

Además está en lo que corresponde a la tienda y la compra de nuevos mazos, con lo que tendremos mucho más material para poder jugar y conseguir nuevas combinaciones y profundizar en el juego. Hay un detalle adicional que no hemos comentado de la campaña en el cual nuestros forjadores van subiendo de nivel, y al subir de nivel nuestras propias cartas van adquiriendo ciertos bonus, y por otro lado podemos ir convirtiendo a algunas de nuestras cartas en cartas brillantes o foil, lo que realmente luce mucho a la hora de jugarlas. Todo esto hace que el juego no se quede exclusivamente en las partidas uno contra uno o bien en el modo Campaña roguelite.

 

OPINIÓN:

Para ser sincero, tanto el Solforge original como el Solforge Fusion son juegos que mecánicamente están muy bien, pero que a mí no me terminan de enganchar, cosa que por ejemplo las cartas Magic o el Star Realms si han conseguido. Se me hacen excesivamente lentos los turnos de combate y alguna de las habilidades no termina de parecerme suficiente para enganchar, o no soy capaz de realizar algunas sinergias de manera similar a lo largo de partidas diferentes.

Esto ciertamente es una riqueza para algunos jugadores que además evita el dominio y el control por parte de algunas mecánicas de juego, pero que sin embargo desde mi punto de vista le quita un poco de atractivo al juego en si.

 

 

Por otro lado no termino de entender el concepto de híbrido con el que le dan a este juego su punto de diferencia, para mí es un mismo juego que se puede jugar en físico o digital, y donde teniendo las mismas cartas (que es la parte que ellos consideran híbrida) puede realizar el mismo tipo de estrategia en ambos medios.

Es cierto que el problema de hibridar el juego de mesa y el videojuego nace de la diferencia esencial que tienen ambos medios a la hora de ludificar la experiencia del usuario, dado que en muchos casos el juego de mesa cuenta con la manipulación manual, mientras que el videojuego prima mucho más la velocidad y agilidad en la experiencia del usuario.

Ahora bien, no quiero decir que este juego no sea bueno, de hecho es uno de los juegos que mantendré y jugaré de vez en cuando dado que cada partida dura unos 20 minutos, y esto es una riqueza que no todos los juegos pueden aportar a aquellos jugadores que tenemos poco tiempo. Además sí que es cierto que la riqueza de estrategias y una gran cantidad de cartas nos permite jugar siempre partidas diferentes y eso siempre enriquece la experiencia.

GRÁFICOS: La estética de este juego es sencilla y básica, que no por ello mala. Las animaciones son muy sencillas dado que nuestras criaturas son apenas una ficha en el tablero y los ataques se realizan con animaciones también muy poco complejas, dado que en este juego no estamos primando la parte gráfica sino la parte experiencial y estratégica.

NIVELES/HISTORIA: Tanto la historia como el diseño de niveles para este juego,con todo el Lore que aporta el mundo de SolForge, enriquecen bastante la experiencia de juego, y nos permiten tener una cantidad de cartas diferentes y de rivales que se hace verdaderamente inconmensurable. Por otro lado en el modo Campaña sí que es cierto que está bien medido tanto la fuerza de los rivales, como los potenciadores y el enemigo final.

SONIDO: En este sentido la música y el sonido acompañan mejor que los gráficos a lo que es la experiencia de juego en este deckbuilding. Los efectos de sonido sí están bien adaptados y adecuados a la experiencia que tú estás teniendo en el combate, mientras que la música acompañe y se intensifica a lo largo de los combates y aporta siempre un plus a la sensación del jugador.

JUGABILIDAD: Como hemos comentado las mecánicas de este juego están muy depuradas, dado que los creadores del mismo son expertos en hacerlo y además siguen un proceso matemático que deja equilibradas las cartas y sus diferentes niveles. Esta cuestión de los tres niveles a lo largo de los ciclos es una de las mejores aportaciones de este juego, que además tiene una manera de juego muy rápidamente entendible para todos los jugadores, vengan o no del mundo de los juegos de mesa y de cartas, y es cierto que esto es una gran virtud.

 

 

Desde Somos Gaming queremos dar las gracias a GamePress y Stone Blade Entertainment por facilitarnos clave digital del juego

Síguenos en X para no perderte nada, en nuestro canal de Youtube y en nuestros canales de WhatsApp y Telegram

Pablo
Últimas entradas de Pablo (ver todo)
Facebook
Twitter
Telegram
Skype
Pinterest
Digg
LinkedIn
Reddit
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *