TENDENCIAS HOY

Ciberpunk Edgerruners

Ciberpunk Edgerruners, el magnifico anime que salvo (en parte) al videojuego

 

 

Ciberpunk son dos cosas:

Por una parte Ciberpunk 2077 es un videojuego que tuvo un hype extraordinario antes de su salida en 2020 y una recepción tan terrible como merecida por sus enormes fallos una vez que salió a la venta, aunque a la postre devino en un gran resurgimiento y éxito. Y al mismo tiempo, Ciberpunk Edgerunners es un anime de 2022 basado ese mismo universo y que se creó, en principio, como una ayuda más en el intento de reflotar al ahora histórico título. Y aunque en realidad el juego terminado triunfando sobre todo por corregir sus errores, no tengo dudas de que la serie ayudó, pues os aseguro que después de verla se multiplicaron mis ganas de echarle mano a este título.

Ciberpunk, para que no lo conozca, te sitúa en 2077, un futuro distópico donde la tecnología permite a los humanos incorporarse cientos implantes que los mejoran en diferentes aspectos, en la enorme metrópolis llena de alto rascacielos que es el marco de esta historia y que separa de forma muy visual y vertical las clases de sus habitantes, desde esos grandes mandamases titiriteros que ocupan los más altos despachos de los más altos edificios hasta aquellos otros que tratan de sobrevivir de mejor o peor manera a ras suelo.

Nuestro protagonista, David, que se nos presenta como un adolescente protestón, valga la redundancia, que a pesar de tener tiene una vida humilde, vive junto a su laboriosa madre que se esfuerza por que tengan lo necesario, e incluso el chico puede estudiar en una buena academia. Pero muy pronto las cosas empezaran a ir mal, muy mal para nuestro protagonista al que la vida le da una serie de salvajes patadas en salva sea la parte.

 

 

Sin querer contar demasiado diré que nuestro David se ve en una encrucijada y toma una decisión que marcará el resto de la obra y que le llevará a otro aspecto de crucial importancia y que también sellará su destino cuando conoce a una chica muy especial en el transporte público. Esta coincidencia le llevará directo hacia su nueva vida.

Y hasta aquí puedo leer pues la historia, dividida en diez capítulos de media hora, tiene su enjundia, ya que veremos la evolución desde el adolescente protestón hasta el personaje que nos encontramos en los últimos episodios, todo un viaje. Y no solo suyo, sino que también la veremos en otra serie de personajes, sobre todo de los nuevos amigos que hará y de especial manera con la misteriosa chica.

La historia se sostiene sobre varios pilares, por un lado, lo injusta y dura que puede ser la vida en las sociedades modernas y la deshumanización y desigualdades que se dan en una metrópolis gigante donde, sin comerlo ni beberlo puedes verte en la peor de las situaciones y sin nadie que te eche una mano, viéndote arrojado al arroyo.

Por otra también disfrutaremos de la camaradería y el hermanamiento que se produce en ocasiones entre los parias de la sociedad que sobreviven formando grupos en los suburbios, y como unos y otros van asumiendo los distintos roles de una desastrosa familia a la que el término desestructurada se le queda corto.

 

 

Pero amor y los sueños también forman parte importante de esta historia, por cruda o sórdida que sea la situación de los personajes. De hecho, aunque la acción no se centra tanto en estos aspectos, terminan siendo algo troncal del relato. Esos sueños que apenas compartes con nadie y que nunca sabrás si podrás alcanzar, pero que sientes que podrías tener casi al alcance de los dedos. Y un amor nacido entre del miedo, las dudas y la inseguridad que va girando sobre sí mismo mientras avanza el relato, pues al final, hasta en los paramos más inesperados y oscuros pueden surgir algún rayo de luz que de vida a unas escasas y hermosas flores, como ya viéramos en Midgar con Aeris en mi amado Final Fantasy VII.

Por otro lado, es importante entender que las diferencias entre la pequeña parte de la población que tiene solidez económica y los desarrapados que acuden a por estos implantes biónicos a un mercado b que lógicamente está lejos de ser demasiado fiable.

En cualquier caso, y también es un aspecto de especial importancia para la trama, se necesita una medicación para ir contrarrestando el daño que estos implantes que, conectados directamente con el sistema nervioso, van creando en el cerebro, pudiendo llegar, si se abusa demasiado de ellos durante demasiado tiempo, a provocar un tipo de locura homicida e irreversible. Ese es un precio a pagar que todos conocen pero que, visto las salidas que le ofrece la sociedad, muchos están dispuestos a pagar.

Cyberpunk me parece una obra de animación magnífica, cruda y emocionante, donde no se es nada condescendiente con el espectador, y cargada, como muchas de estas obras distópicas, con una fuerte crítica a la sociedades modernas actuales, pues si pensáis en lo que os he contado, más allá de los avances tecnológicos, es una historia que se podría dar en cualquier gran ciudad del mundo a día de hoy.

Si a esto le sumamos que a nivel de animación es extraordinario y vibrante desde el primer minuto, con una escena (ojalá un remake de caballeros del zodiaco con este estilo gráfico, eso sí sería una locura y no las cosas que han hecho) donde eres testigo de una brutal batalla que, más allá de presentarnos de que va este mundo, será también fundamental para el devenir de la obra.

 

 

A pesar de que, como he dicho en repetidas ocasiones, no soy demasiado fan de la animación moderna, he de decir que la estética de este me ha encantado, desde el diseño de la ciudad y de los diferentes sitios o locales y también de los personajes que los habitan, tan originales como variados y atractivos por su aspecto y evolución entre toda esa gama de grises éticos por la que van transitando

Las escenas de acción son habituales, vibrantes y bestiales, con un dinamismo fantástico y un modo de usar y de presentar las distintas ventajas que estos implantes biónicos aportan en sus usuarios que hace que siempre entiendas que está pasando, ofreciendo batallas impresionantes.

Para rematar, la banda sonora es fantástica acompañando, tanto en lo ambiental como en unos temas que casan de forma perfecta a la narración.

En definitiva un anime que, si has jugado a ciberpunk 2077, tienes que ver sí o sí, pues muchas localizaciones (En realidad toda la ciudad) y algún personaje están directamente extraídos del juego y supongo, que debe ser una experiencia diferente ver la serie conociendo antes la ciudad y su idiosincrasia.

Y si no lo has visto, cómo era mi caso, también te animo a hacerlo. Al ser una historia paralela no te desvelará gran cosa del juego, por sí algún que un día quieres jugarlo, y es muy posible que eso te ocurra, como le pasó a un servidor.

 

Síguenos en X para no perderte nada, en nuestro canal de Youtube y en nuestros canales de WhatsApp y Telegram

 

Santiago
Últimas entradas de Santiago (ver todo)
Facebook
Twitter
Telegram
Skype
Pinterest
Digg
LinkedIn
Reddit
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *