TENDENCIAS HOY

Análisis – Emoji Connect

Análisis – Emoji Connect

La cadena de emojis

 

 

Hoy tenemos aquí delante uno de estos juegos que son de absoluto relleno, pero no digo esto para nada en el sentido despectivo, si no todo lo contrario. Y lo califico así porque con este juego podemos pasarnos rellenando los ratos muertos sin darnos para nada cuenta del tiempo que estamos jugando. 

Y digo esto porque, aunque lo dije en la reseña de Dîrok, este tipo de juegos de habilidad, rapidez y que requieren cierta cantidad de tiempo para dominarlo no son el lugar donde me siento más cómodo en el mundo gamer.

El juego que nos preocupa se llama Emoji Connect, y ha sido diseñado por Merlú Games. Este juego se ha podido ver en las noticias y ser jugado en las Dîrok Finals, y es que Gamez Studio es el editor de este juego de Merlú Games. Está disponible para Steam, PC, le agradecemos mucho que nos cedieran una clave para probarlo a través de GamePress. También puede ser disfrutado en Android.

 

Pantalla de inicio

Podemos considerar a este juego uno de esa categoría llamada casuales, de puzzles, ya que consiste en conectar emojis. El juego es por tanto uno de esos en los que podemos hablar de una o varias partidas con cierta tensión, y que es para un único jugador en modo local. El juego está en varios idiomas, incluido el español, con lo que todo al llegar al juego se nos hace cómodo, pero que además, teniendo chino, japonés o inglés el juego podría tener buena proyección internacional, ayudada de su precio asequible. 

Cuando abrimos este juego nos encontramos directamente en una pantalla súper amigable y colorida. El motivo del juego no requiere menos, los famosos emojis. Se nos centra directamente la atención en los dos formatos de juego, el estándar y el relax, dejando en los laterales el resto de posibilidades del menú como pueden ser las opciones o cerrar el programa. 

La estética de los textos se comprueba completamente acorde a la idea del juego, totalmente casual y de los que te enganchan una y otra vez para obtener mayores puntuaciones.

 

 

¡Empezando a jugar!

Este juego no incluye un tutorial, tampoco es que sea muy complicado de reglas, ya que, como dice su propia descripción, la idea es conseguir tantos puntos como sea posible mediante la conexión de emojis iguales, todo ello contrarreloj. Y se comienza directamente cuándo uno pulsa en el botón estándar o relax. 

Un detalle de jugabilidad absolutamente extraordinario, sobre todo para el modo estándar de juego, es que cuando uno va a empezar a jugar se encuentra con una pantalla en negro que nos pide que pulsemos para comenzar la partida. Esto es, la partida solo comienza en el momento en el que tú exactamente lo deseas, no puede comenzar por error, en un despiste, si no que tienes que ser consciente de que la quieres empezar, lo que es vital para la mecánica y el tiempo que implica el juego.

 

Disfrutando de la partida

Y ya nos plantamos en la partida. Y quizás este apartado se quede muy corto comparado con el de otros juegos que hemos testeado o reseñado en Somos Gaming, pero es que el Emoji Connect es sencillo como el mecanismo de un chupete. Y cuidado, esto es una virtud, no un defecto. Es un juego que quiere ser sencillo, rápido, activo y adictivo para poder ser rejugado muchas veces. 

La mecánica consiste en lanzar desde el centro de un círculo un emoji hacia lo que es la circunferencia exterior. La gracia del juego consiste en intentar hacer cadenas de emojis, de modo que si juntamos dos emojis amarillos obtendremos uno rosa. De igual modo si obtenemos dos emojis rosas conseguiremos un azul. De hecho en uno de los laterales tenemos la tabla de conversión o evolución de los diferentes emojis entre sí.

Hay que tener en cuenta que los emojis del centro no son siempre el mismo, podemos saber el siguiente ya que nos lo anuncia al más puro estilo Tetris. 

¿Y donde esta la complicación del juego? Pues principalmente en que hay un temporizador que impide que tengas todo el tiempo que desees para lanzar el emoji central. Además, llegados a cierto momento dentro de la partida, se escucha un sonido de cuenta atrás que te anuncia para no desviar la mirada que el tiempo se está agotando. La gracia está en que el tiempo se puede aumentar consiguiendo cadenas de emojis, cuanto más larga sea la cadena más tiempo recuperarás. 

Igualmente, recordemos que el objetivo del juego consiste en conseguir puntos, y los puntos se consiguen uniendo emojis y consiguiendo emojis cada vez de mayor tamaño. Cuidado, porque cuanto más avanza el tiempo y se va ocupando más parte de la circunferencia, los emojis giran y se desplazan, con lo que acertar se vuelve más complicado. 

El juego termina, cómo hemos dicho, cuándo el tiempo se termina o bien cuándo no queda más espacio para lanzar emojis, o sea, cuándo cubres la circunferencia. Por tanto, cuidado, no es un juego en el que si quieres puntuar puedas disparar al azar, si no que debes tener cierta estrategia sin gastar tiempo

 

 

¡Sólo un rato más!

La idea original de este apartado de “un rato más” incluye jugar a los modos multijugador, a los modos de creación de mapas, a otras campañas… pero aquí, y eso no desmerece la idea de un juego casual, el aliciente para continuar un rato más, y otro, y otro, es la puntuación que alcancemos, ya que nos da una visión de los puntos alcanzados, un ranking de los jugadores con la puntuación del día, la semana, el mes y de manera global, lo cuál siempre es una razón para continuar jugando. Y luego tienes el modo relax, para probar estrategias, o simplemente aprender sin presión a jugar.

 

 OPINIÓN: 

Los que ven mis análisis y/o me conocen, saben que yo no soy muy fan de este tipo de juegos que necesiten algo de habilidad y de velocidad mental, porque me hacen sentir torpe y algo frustrado. Y de verdad, tengo que agradecer que tras una charla con Gamez Studio finalmente me animara a probar este juego. ¿La razón? Esa sensación de frustración no la tienes, una vez que entiendes como va el juego, lo cual no te lleva más que una partida. Y que además el modo relax me permitió entender bien la mecánica, y así poder disfrutar luego de la verdadera versión del juego, la cronometrada. 

Tengo que decir que entretiene. No lo voy a poner como el juego de mi vida, pero desde luego tiene algo que hace que juegues una o dos partidas en el día, mientras esperas una llamada, entre una partida y otra, tras un rato de trabajo mental intenso tiene la gran virtud de ser un juego que exige tu atención pero a la par te descansa la mente, que te atrapa pero que a la vez con 10 minutos has disfrutado mucho. De verdad, probarlo es una buena opción. 

El juego va a llevar una nota relativamente alta, pero no porque sea la panacea o el juego del año, lo es porque tiene ese pequeño quid que te hace seguir jugando, y dentro de la categoría de casuales, es bueno verdaderamente

 

GRÁFICOS: Los gráficos, sencillos y coloridos, nos muestran principalmente emojis. Hacen que el juego se sienta muy casual, muy dinámico y atractivo.

NIVELES: El diseño del juego, aunque incluye “sólo” un nivel, nos ofrece detalles interesantes, con la combinación de más de dos emojis a la vez, o ese giro que se va produciendo. 

SONIDO: Un sonido que hace lo que debe, mantenerte en el juego, sin demasiadas estridencias. Lo necesario para un juego casual. 

JUGABILIDAD: Sencilla y directa, del ratón, no tiene fallos, se entiende a la primera, se disfruta y es completamente natural.

 

 

Desde Somos Gaming queremos dar las gracias a GamePress y GameZ Studio por facilitarnos clave digital

Síguenos en X para no perderte nada, en nuestro canal de Youtube y en nuestros canales de WhatsApp y Telegram

Pablo
Últimas entradas de Pablo (ver todo)
Facebook
Twitter
Telegram
Skype
Pinterest
Digg
LinkedIn
Reddit
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *