Análisis – Lightyear Frontier

Análisis – Lightyear Frontier

Dame un mecha y rescataré un mundo….

 

 

Voy a empezar de forma directa, sin rodeos, y os voy a decir que estamos ante un simulador de granjas Sí, tal cual, con esto ya te he resumido más de la mitad del juego. Si te gustan estos juegos sigue leyendo, y sino también, pues no es un simulador como otros, los chicos de Frame Break le han dado una pequeña vuelta a este género

Primero pongámonos en contexto: La tierra se ha ido al garete, nos la hemos cargado y no resulta un planeta habitable cómo tal, así que se ha creado el programa Lightyear Frontier, que manda a audaces exploradores al espacio exterior en busca de un nuevo planeta donde comenzar. Y tú eres uno de esos audaces miembros.

 

 

Recomponiendo los pedazos

Nuestra nave tiene una llegada un tanto accidentada y prácticamente nos estrellamos en el planeta al que vamos. Lo primero que debemos hacer es seguir la señal de nuestro mecha y recomponerlo con la ayuda de algo así cómo un ordenador que nos hablará y acompañará todo el rato. Resulta muy útil, y nos va orientando y ayudando, pero es algo pesado y cansino.

Cuando reconstruyamos el mecha, nos meteremos en él y deberemos recoger las herramientas que han sido desperdigadas por los alrededores. Aquí es donde el juego nos introduce en algo innovador de este género, y es que la mayoría del trabajo y casi todas las acciones necesarias del juego las haremos montados en nuestro mecha.

Entre las herramientas perdidas tenemos una sierra, una manguera, un lanzador de semillas y una succionadora. Todas son herramientas que se acoplarán a los brazos de nuestro mecha. A partir de aquí empieza, cómo ya os dije, un juego de exploración y creación de granjas.

 

 

Creando un nuevo hogar

Cómo os podréis imaginar, lo primero que tendremos que hacer, siguiendo las instrucciones de nuestra “conciencia robótica“, es conseguir materiales con nuestras herramientas para empezar a construir nuestro refugio, un taller, campos de cultivo e ir descubriendo nuevos materiales y construcciones para básicamente ir evolucionando en todo.

Es un proceso que todo el que haya jugado a este género reconocerá enseguida, y sabrá también lo “pesado” que puede llegar a ser en algunos juegos. Pero este no llega a ser el caso, al menos no tan notable. El hecho de ir en el mecha moviéndonos por ahí, explorando y llenando nuestro inventario, en un mundo colorido y con buenos divertidos gráficos la verdad, hace que por lo menos al principio sea entretenido y ameno el proceso. Además cada vez que consigamos un mineral nuevo, una planta nueva etc, se nos irán añadiendo opciones de fabricación o construcción que nos van alentando a seguir consiguiendo y construyendo. También nos permitirán ir evolucionando el mecha y sus herramientas o su estética.

El planeta está dividido en varias partes o terrenos y en cada una de ellas descubriremos unos animales y objetos diferentes, pero no lo tendremos tan fácil a partir de la zona en la que caemos, y es qué cada una de las otras zonas puede estar invadida por malas hierbas, o cubierta de lodo tóxico, y para que podamos cosechar los objetos de cada sitio deberemos limpiar y recuperar la zona. Si con la tierra hubiese sido tan fácil

 

 

Pero tú, tranquilo

Sí, como lo lees, tú tranquilo y disfruta. Lightyear Frontier es un juego para relajarse, construir y cuidar. No nos obliga a sobrevivir en un mundo hostil, de hecho ni siquiera tenemos algún peligro del que preocuparnos. Ni tan solo debemos estar atentos al hambre o la sed. Solo explorar, descubrir y crear nuestro nuevo hogar. Si queremos podemos pedir ayuda hasta a tres amigos, pero a parte de eso tampoco hay nada especial en multijugador. La única interacción con un personaje a parte, será la que tendremos con un comerciante intergaláctico que vendrá de vez en cuando y nos venderá o comprará cosas.

Esta tranquilidad nos permite tomarnos el juego con calma e ir apreciando los detalles de nuestro nuevo planeta. Veremos fauna de varios tipos, cada zona tiene tres tipos de criaturas distintas, curiosas y/o divertidas, que podremos alimentar cuando sepamos fabricar su comida. Ellas a cambio nos darán recursos o harán que al día siguiente aparezcan más en las zonas que hayamos recolectado.

También existe flora diferente en cada zona, que nos darán diferentes tipos de madera o frutos para elaborar productos nuevos y diferentes. Y por supuesto, cada zona tiene su aspecto y terreno diferente, esperando que los exploremos todos.

Además, existen en varias partes del planeta restos de una antigua civilización que debió vivir aquí antes que nosotros, y conforme avancemos en el juego llegaremos a descubrir cosas de ellos. Se trata de un punto aparte de la historia del juego que nos da un motivo, por si lo necesitamos, para ir recuperando las zonas y avanzar.

 

 

Vamos aparcando el Mecha

Es algo que podemos hacer, si. Pero pocas veces lo haremos salvo para acceder a zonas escondidas donde no entra nuestra máquina, o para darle la vuelta cuando ésta vuelque y nos deje atrapados.

También para dormir y descansar en nuestro refugio para avanzar un nuevo día. Y nosotros ya, para ir cerrando este análisis

Centrándonos directamente en cada sección para describirla, diremos que los gráficos son muy buenos, yo en mi Xbox Series he disfrutado sobre todo del cielo que tenemos sobre nuestras cabezas, o algunas vistas en los terrenos descubiertos. El sonido bien, efectos del mecha, sonidos de las criaturas, música de acompañamiento nada que objetar aquí.

La jugabilidad es buena, el manejo del mecha, cada acción o movimiento, han sido buenos en cualquier caso. Además, todo juego de este género permite centrarse en objetivos o disfrutar libremente de la exploración y construcción, y Lightyear Frontier no iba a ser menos.

¿La historia? Quizá sea lo más flojito, aunque meternos en el contexto de que la tierra se va al garete y debemos buscar alternativas, es un recurso interesante que hemos visto hasta en películas.

En resumen, se trata de un juego de creación de granjas cómo otros, pero con el aliciente de valernos de un mecha y hecho para ir tranquilo y relajado. Si os gustan los juegos de este tipo no dudéis en darle una oportunidad. Eso sí, hay que recordar que aún está en modo “Beta”, por lo que puede variar, mejorar o incluso recibir cosas nuevas.

 

 

 

Desde Somos Gaming queremos dar las gracias a FRAME BREAK por facilitarnos clave digital del juego

Síguenos en X para no perderte nada, en nuestro canal de Youtube y en nuestros canales de WhatsApp y Telegram

David
Últimas entradas de David (ver todo)
Facebook
Twitter
Telegram
Skype
Pinterest
Digg
LinkedIn
Reddit
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *